PRINTED MAGAZINE COMING SOON! ¡PRÓXIMAMENTE REVISTA IMPRESA!

Miami City Directory

Local Magazine | Business Directory | Website Design info@miamicitydirectory.com

Ansiedad, ¿qué es y qué puedo hacer?

Ansiedad. Todos hemos escuchado alguna vez esta palabra. La gente suele tener ansiedad ante exámenes, entrevistas de trabajo, presentaciones, anticipaciones de situaciones para las que uno no se siente preparado, etc. El agente que lo provoca puede ser muy diverso y a menudo es complicado para todos nosotros identificar qué es aquella cosa que funciona como un generador de ansiedad en nuestras vidas. Estamos familiarizados con este término. A menudo coloquialmente se utiliza como nerviosismo, estar histérico, estresado, agobiado, etc. Pero la ansiedad comporta un problema más serio del que a veces suponemos. 

La ansiedad sería más bien la luz de alarma ante ciertas ideas. Pensamos continuamente en el tipo de consecuencias que tendrá cada movimiento, y a veces las consecuencias las percibimos erróneamente como terribles porque así lo hemos aprendido anteriormente. Evidentemente y por suerte no somos conscientes de todos los pensamientos que tenemos, y a menudo nos encontramos con estados físicos que creemos que no tiene razón de ser alguna. Esta interpretación involuntaria de nuestros pensamientos puede desatar cierta activación del sistema nervioso y cuando esta activación se prolonga en el tiempo surgen los llamados trastornos de ansiedad.

Así, de esta manera, podríamos concluir que la ansiedad es una respuesta psicológica (pensamientos) y fisiológica (activaciones distintas de las funciones nerviosas) que pretende dar salida y respuesta ante un estímulo temido (hemos aprendido a tener miedo de esa consecuencia).

Cómo identificar la ansiedad

Como componente principal y recogido en todos los manuales de psicología es que la ansiedad para poder diagnosticarse debe suponer un problema para la vida cotidiana de la persona (como alteraciones en su entorno, imposibilidad de realizar las funciones de su día a día de una forma normal, bajada del rendimiento, etc.). 

Los síntomas más comunes suelen ser:

  1. Sensación de falta de aire (dificultad para inspirar profundamente),
  2. Rigidez en el abdomen (no se expande y relaja con normalidad en la respiración),
  3. Sensación de taquicardia (se sienten los latidos en el pecho),
  4. Leve sensación de mareo,
  5. irritabilidad,
  6. Falta de sueño o dificultad para concebirlo, se descansa peor y por tanto se suele tener sueño durante el día también (los bostezos exagerados y continuos y una actitud apagada pueden indicar también un estado ansioso). Es decir, tener sueño y bostezar no es sinónimo de estar relajado.

Tengo ansiedad, ¿qué hago?

Aquí van unos consejos básicos para combatir levemente estos estados:

  1. Es importante llevar una dieta equilibrada, no abusar de las grasas. Esto tiene su sentido en que las grasas se metabolizan de una forma diferente al resto de componentes del alimento. Se tiende a almacenar y no poner en uso esta energía por lo que puede dar una sensación de somnolencia continua.
  2. Realizar ejercicio todos los días. Si eres una persona que no le gusta el ejercicio debes proponerte como reto al menos media hora a última hora del día caminando a paso ligero. Ayudará al cuerpo a gastar energías y fomentar un mejor descanso en el sueño.
  3. Procurar evitar siestas durante el día. Esto puede provocar alteraciones en el ritmo del sueño, si se duerme durante el día por la noche es mucho más difícil conciliar el sueño.
  4. Evitar la ingesta de productos con cafeína, teína u otros excitantes, especialmente a partir del mediodía. Estos alimentos provocan una activación del sistema nervioso y duran varias horas en nuestro organismo.
  5. Evitar la vida sedentaria. Tratar de poner en funcionamiento nuestra mente con distintas actividades que nos motiven relacionadas con el ocio y tratar de evitar aquellas que nos hagan disfrutar pasivamente (como la televisión).
  6. En estos estados de ansiedad es difícil ponerse a recapacitar, por lo que vale la pena sentarnos un minuto a pensar sobre lo que nos está pasando en ese preciso instante. Ver el grado de control que tenemos sobre la situación que nos agobia. Si enfrentamos la situación con ideas negativas es muy probable que pensemos que no vamos a ser capaces de superar esa situación concreta que vivimos. Tal vez enfocar la situación desde otro punto de vista o hablando con alguien nos ayude a ver las posibles salidas de las que disponemos.
  7. Dedicar 10 minutos al final del día a planificar el día siguiente para no volver a caer en ese estado.
  8. Por último siempre es positivo dedicar 15 o 20 minutos a relajarnos boca arriba o sentados concentrándonos en el ritmo de la respiración. En este espacio de tiempo es importante que seamos conscientes de lo que hacemos, y lo que queremos con esta práctica es relajar el sistema nervioso viviendo la experiencia vital más tranquila que podemos vivir. Inspirar y expirar.

Estos son solo algunos consejos básicos que pueden ayudarte a manejar el nivel de ansiedad que sufres. Sin embargo no siempre son suficientes y se requiere trabajo adicional. Si crees que es tu caso no dudes en ponerte en contacto con un profesional para poner solución a este problema, pues la solución existe y se puede llegar a ella.  

Eneko Alaín Céspedes Murias

Psicólogo

Visite Miami City Directory, un directorio de negocios y profesionales en su area. Si tiene un negocio no dude en anunciarlo en el directorio hoy. Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close

Please share. Thank You.